Blog de Portocarrero Proyectos

La transparencia en las licitaciones públicas

Creado por Portocarrero Proyectos el 11 de junio de 2019

La transparencia en las licitaciones públicas no es tema baladí. Si existe algo que eche para atrás a cualquier empresario a la hora de licitar, es la creencia de que los contratos públicos se encuentran dados de ante mano.

La sombra de la corrupción y los "favores" ondean alrededor de las licitaciones públicas desde sus inicios, extendiéndose a los concursos con cifras muy atractivas y también, aquellos otros de pequeños organismos locales. 

         business-2884023_1920

No obstante esto no debe desechar tus ganas en la participación de cualquier concurso público, precisamente, a lo largo de todos estos años, si algo ha perpetrado más aún estos conflictos de intereses y porque no, prevaricaciones, ha sido la desidia de los empresarios en presentarse a concursos, dejando al final como únicos candidatos, aquellas empresas "favorecidas" por el órgano contratante, facilitando el trabajo sin darte cuenta.

Afortunadamente, la transparencia en las licitaciones públicas ya es lo que era, las cosas han cambiado y en ello ha jugado un papel fundamental la nueva Ley de Contratos del Sector Públicoque entró en vigor en 2018. (Ley 9/2017, de 8 de noviembre, por la qué se transponen al ordenamiento jurídico español las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014.)

Ya se advierte el foco hacia la transparencia que emite la nueva Ley, cuando en su preámbulo II anuncia que uno de los objetivos que inspiran la regulación contenida en ella es:

"lograr una mayor transparencia en la contratación pública".

Aunque esta Ley haya tenido como punto de partida la transposición de las citadas Directivas, no se ha limitado solo a ello, sino que ha tratado de diseñar un sistema de contratación pública, más eficiente, transparente e íntegro, con el que se consiga un mejor cumplimiento de los objetivos públicos, tanto a través de la satisfacción de las necesidades de los órganos de contratación, como mediante una mejora de las condiciones de acceso y participación en las licitaciones públicas, y, por supuesto, a través de la prestación de mejores servicios a los usuarios de los mismos, en resumen, transparencia en las licitaciones públicas.

Al margen de las normas existentes, tendentes a facilitar la lucha contra el fraude y la corrupción, se han incluido en esta Ley nuevas normas destinadas al fomento de la transparencia en los contratos, entre las que podemos destacar, entre otras, la supresión del supuesto de aplicación del procedimiento negociado sin publicidad por razón de cuantía, muy popular entre funcionarios porque bastaba invitar a ofertar a 3 empresas sin publicar anuncio alguno.  

Dicho procedimiento ha sido sustituido por el procedimiento abierto simplificado, aplicándose en aquellos procesos de contratación que están concebidos para que su duración sea muy breve y la tramitación muy sencilla, pero sin descuidar, como sucedía antes, la necesaria publicidad y transparencia en el procedimiento de licitación del contrato. 

Llama especialmente la atención, el interés de esta Ley hacia la transparencia en las licitaciones públicas cuando en su propio artículo 1, ya se hace mención a este aspecto: 

            "[...]tiene por objeto regular la contratación del sector público, a fin de garantizar que la misma se ajusta a los principios de libertad de acceso a las licitaciones, publicidad y transparencia de los procedimientos, y no discriminación e igualdad de trato entre los licitadores[...]"

En ello, juega un rol importante el perfil del contratante, como puerta que abre al público el conocimiento de la publicación de una licitación y su desarrollo, como elemento que agrupa la información y documentos relativos a su actividad contractual al objeto de asegurar la transparencia y el acceso público de los licitadores.

Empezaba este post mencionando la sombra de corrupción que siembre ha ondeado las licitaciones públicas, y es que ya siendo consciente el propio legislador de ello, dedica un artículo a hablar sobre ello, y así cita:

" 1. Los órganos de contratación deberán tomar las medidas adecuadas para luchar contra el fraude, el favoritismo y la corrupción, y prevenir, detectar y solucionar de modo efectivo los conflictos de intereses que puedan surgir en los procedimientos de licitación con el fin de evitar cualquier distorsión de la competencia y garantizar la transparencia en el procedimiento y la igualdad de trato a todos los candidatos y licitadores. 

A estos efectos el concepto de conflicto de intereses abarcará, al menos, cualquier situación en la que el personal al servicio del órgano de contratación, que además participe en el desarrollo del procedimiento de licitación o pueda influir en el resultado del mismo, tenga directa o indirectamente un interés financiero, económico o personal que pudiera parecer que compromete su imparcialidad e independencia en el contexto del procedimiento de licitación. Aquellas personas o entidades que tengan conocimiento de un posible conflicto de interés deberán ponerlo inmediatamente en conocimiento del órgano de contratación."

            ¿ Cuál es entonces la aptitud que debemos tomar hacia estas prácticas?, participar en los procesos de compra pública siempre y denunciar cualquier irregularidad que se observe.

La transparencia en las licitaciones públicas se encuentra hoy en día en el punto de mira de cualquier contrato, por tanto, son l las propias Administraciones quienes caminan ahora con cautela. Es el mejor momento para licitar y “alegar”: vigilar los procedimientos, asistir a las aperturas de ofertas, alegar cláusulas oscuras en pliegos, hacer consultas en las plataformas de contratación, pedir suspensión de procedimientos anómalos, solicitar revisión de una adjudicación que nos parezca dudosa…..y para todo ello hay que participar y estar presente. Déjanos que te ayudemos si no sabes como hacerlo, pero, por el bien de la transparencia, no dejes de licitar y no dejes de alegar.

 

 

Etiquetas: licitación, contratos, transparencia